elsarossi art & tales

Children are our Future.

Titulos

La Lagartija Solita

Aprendiendo a Orar - Libro para Niños 

Kiu-Kiu

 Los Bombones de Marieta

 El Gato no Murio y el Cuco no vino a Llevarlo 

  Girimum y los niños

 Roc-Roc no me Toques

 La Casa Del Pomar

La Lombris Dormilona 

La Araña Sonriente

Agradezcamos a Dios por llegar a conquistar la condición de quien perdona y entiende... mientras muchos, aún, están en condiciones de ofender y dañar mientras necesitan del perdón y entendimiento. E.R

Agradecimientos

 A los benefactores espirituales que son nuestros angeles guardianes que nos inspiran, a mis nietos Talles, Kalel, Joshua, Georgia, Isabella e Nicolas, que son luces de mi alma, a los amigos que me incentivan, a Maria Renee de Bolivia, Graciela Dieguez de Argentina, Zaida Villarraga de Colombia,  Johnny Moix de España por la traduccion al español.  

 

Lanzamiento Libro

V Congreso Espírita Mundial - Lanzamiento libro para Niños .

 

 

Durante la realizacion del V Congreso Espírita Mundial, fue lanzado el librito "APRENDIENDO A ORAR , Libro de Oraciones para Niños y Niñas ", de autoría de Elsa Rossi, publicado por la Editora Arami del Paraguay. 

 

Este libro contiene bellísimos dibujos, que ayuda a los niños y niñas a tener nuevas oportunidades de hacer Oraciones y comprender la importancia de hablar con Jesús todos los días.  

Con el tiempo, los niños y niñas consiguen hacer las Oraciones de su propio corazón.

 

Para el  año 2008, este libro será publicado en Francés y  en Portugues. 

 

Los pedidos se realizarán con  la  Editora Arami,  e-mail : arami@rieder.net.py

 

La autora tiene libros virtuales que están en su página web     www.elsarossi.com.

 

Tambien se encuentran  en las  librerias de algunos aeropuertos en Brasil, con el  titulo:

  MY FIRST TEDDY BEAR, auxiliando los niños y niñas a entender la pérdida de su Papá, Mamá, animalitos, etc... Esclareciendo a los niños sobre este acontecimiento en su vida .   

 

 Otro librito es:  LA LAGARTIXA BOAZINHA QUE NÃO QUERIA VIVER SOZINHA.

Que  fue publicado en portugués, y que en  la página web está traducido  al idioma Español.

 

ELSA ROSSI, escritora Espírita radicada en Londres, Inglaterra.  Actualmente es la 2a. Secretaria del Consejo Espírita Internacional, Directora del Departamiento de Unificacion para los Pases de Europa, y es la  Secretaría de British Union of Spiritist Societies (BUSS) del Reino Unido. 

elsarossi@yahoo.co.uk

 

 

La Araña Sonriente

 

Era una mañana de invierno europeo.

 

Thomas se levanto alegre.

 

El sol brillaba tan intensamente que Thomas pidió a su mamita si él podría ir a jugar en la quinta.

 

- Si, Thomas, le dice la mamita.

 

Thomas agarro su estuche nuevito de lápices de colores que  la tía le diera en el día de su aniversario.

 

Agarro una cartulina negra y allá se sentó, en las gradas  de la escalera en medio del jardín, donde ya comenzaban a florecer las flores del invierno.

 

Pensó un poco, dio la vuelta la cartulina, pensó otro poco y por fin se decidió.

 

Él quería hacer una araña de cartulina.

 

Después iría a colocarle un cordón y colgarla, como él hiciera en su sueño.

 

Eso mismo - pensó Thomas! Ya se como hacer. Viva!

 

Él corto un cuadrado:

 

Después él recorto 6 rectángulos largos.

         

 

Ahí Thomas pensó otro poco, ¿cómo él haría para colocar las piernitas?

 

Mamitaaaaaaaaa!!!

 

Levantándose de la escalera corrió para dentro de casa!

 

Si, Thomas? – dice la mamá medio asustada…

 

- ¿Qué aconteció, mi hijo?

 

Y Thomas:

 

- Mi araña, mami!

 

-Una araña?... ¿Donde? Cuidado!!

 

Thomas comensó a reir... Ja! ja! ja!

 

- No hay peligro mamá, estoy recortando cartulina y estoy haciendo una araña, igual a la que yo vi en mi sueño, dijo sonriendo.

 

- Ah!...Dice la mamá… Que susto!!!

  

- ¿Tu soñaste con una araña?

 

Thomas respondió:

 

- Si, soñé! , Y ella era una araña sonriente, mamá, dijo al niño…

 

- Yo no sabía que las arañas sonreían, hablo la mamá de Thomas.

 

- Ellas sonríen, porque la araña de mi sueño era una araña sonriente.

 

- Yo voy a hacer una igualita.

 

- Mamá, ¿Cómo hago para colar las piernitas?

 

La mamá de Thomas respondió que la mejor cola es la transparente, para que quede bien bonita la araña sonriente.

 

Thomas agarró el tubo de cola y fue al jardín nuevamente.

 

Agarró el cuadrado y coló las piernitas.

 

Quedó así:

 

Ahí Thomas tuvo otra idea:

 

Habló consigo mismo:

 

- Voy a colocar ojos a mi araña y una boca, porque ella va a estar siempre sonriendo:

 

Así hizo Thomas: recortó un círculo en papel rojo y dos círculos bien pequeños en papel blanco.

 

 

Miró a su bella araña y le gustó!

 

Después pensó nuevamente, como iría a hacer para colgar a su araña sonriente.

 

- Mamitaaaaaaaaaaa! 

 

Bajó las gradas y corrió para dentro de casa nuevamente!

 

La mamá preguntó:

 

- ¿Qué necesitas ahora, Thomas?

 

- Necesito un cordón, mamá!

 

-         ¿Y para que necesitas un cordón, mi hijo?

 

-         Para colocar a mí araña sonriente en el aire.

 

La mamita abrió la gaveta y dio a Thomas un cordón dorado, era lo único que ella había guardado en casa que sobrara de los regalos de navidad.

Ella guardaba todos los papeles, cintas y cordones bonitos para usar nuevamente!

 

- Ohh! Dice Thomas.

 

- Mi araña va quedar linda con un cordón dorado de navidad.

 

¿Saben lo que Thomas hizo?

 

Él hizo un agujerito en medio del cuadrado y pasó el cordón, hizo un nudito y estaba lista su bella araña.

 

Jugó toda la mañana con su araña sonriente.

 

Le colocó un nombre.

 

- Medio feito ese nombre, dijo mamá!

 

¿Ustedes saben cual fue el   nombre que Thomas colocó a la araña sonriente?

 

“ Pudi”.   Si, ese mismo.

 

Pudi era el nombre de la araña sonriente que tenía un cordón dorado.

Thomas jugó todo o día con la araña…

- Hora de ir para la camita, Thomas.

 Mamá habló:

-Thomas, no soñaras con un elefante, si hijito?

Thomas rió bastante.

 

Si soñaras con un elefante gigante, vas a necesitar de muchas cartulinas, muchos tubos de cola y mucho cordón para construir su elefante.

 

Y durmió feliz.

Mamá y papá también.

Fin

 

Mis buenos amiguitos y amiguitas.

 

¿Ustedes quieren diseñar una araña, o recortar una en papel e después armarla? 

 

No se puede jugar con arañas de verdad, porque son peligrosas.  Solamente se puede jugar con arañas de cartulina o de tejido.

 

Hagan así:

 

Recortar el cuadrado de tamaño que desees y en el color que tuvieras de papel o de  tejido.

 

Después recortar 6 rectángulos, para hacer las piernitas.

 

La boca es un medio círculo

 

Los ojitos de ese formato

 

Y listo, ustedes  tendrán su araña particular.

 

Ahora es solo colar.  Felicidades!!! 

 

 

 

 

Tradujó  María Renee  San Martín Gómez, de Bolivia

Revisión Graciela Dieguez, de Argentina

  ©

Derechos de autor

www.elsarossi.com

elsarossi@yahoo.co.uk

 

 

La Lagartija Solita

Agradecimiento especial a mi amigo

Profesor Cesar Reis del Rio de Janeiro—Brazil,

por toda su ayuda y consideracion.

www.elsarossi.com

Rio de Janeiro  -  Brazil   -  ISBN  858944808-8

http://www.clubedearte.org.br/loja/loja/produtos/livro/lagartixa.htm

 1st Edicion /2005

 Debujos: Rose Costa /BR

 Traducion: Zaida Villarraga - Bogota/Colombia.

 

Erase una vez

un castillo en medio de la gran floresta.

 

Hacia muchos años, que vivia alli una pequeñita Lagartija Verde.

Ella nunca habia salido del castillo para  ver la luz del  Sol.

 

Un dia, ella se llenó de valor y decidió ir hasta la puerta.

La gran puerta del castillo estaba abierta y ella decidió salir afuera …

 

Cuando ella se asomó a la gran puerta del Castillo, el sol  estaba sorriendo, y le dijo:

Bienvenida Lagartija!!! Ven a pasear al campo florido!!! y ven a jugar  también con las lindas Mariposas.

 

La Lagartija, se sintió tan, pero tan feliz!!!

que ella corrió para afuera y llegó cerca del Riachuelo Azul.

 

Que lindo Riachuelo, pensó!!!

El Riachuelo está cantando para mi, señor sol ???

 

 

El  sol respondió que el  Riachuelo nunca para de cantar.  El pequeño Riachuelo agradece a Dios el don de la vida y le retribuye con una sonora melodia!

 

 

También da de beber a todos los animales que tienen sed y ofrece sabrosos peces a los Pescadores.

  

 

 

La Lagartija Verde se aproximó al Riachuelo con el corazón lleno de  alegria.

Y al mirar en sus aguas, vió reflejada su imagen.

 

 Entonces  pensó feliz:

Tengo una amiga...   que bueno!!!, tengo una amiga!!!

El  cariñoso, que era um amigo muy querido, le explicó que aquello era una imagen, como si ella  se estuviese mirando en un gran espejo.

 

Con eso, ella descubrió que seria muy bueno tener alguien mas junto a ella. Y asi no tendría que vivir tan sola...

La solitária Lagartija Verde pidió al sol que le trajera una amiga

para vivir con ella…

Y el lo hizo gustoso!!!Fue muy de prisa a despertar otra  Lagartija que vivia solita en  otro rincón del Castillo.

 

La llamó para que viniera afuera y las dos lagartijas se encontraron…

 

Era un momento muy especial! 

 

Agradecieron al amigo sol por la ayuda y por haber sido tan buen amigo.

 

 Las dos lagartijas aprendieron que todos tenemos que vivir en

armonia y amistad unos con otros.

 

 

 

 

Fin-fin

 

www.elsarossi.com

Kiu-Kiu

            KIU-KIU

                                                  Elsa Rossi

                 Tradución: Johnny M. Moix – Reus - España

 

 

 

Era un lindo atardecer de aquel día primaveral de 1940.

 

El sol se escondía detrás del frondoso aguacate del jardín de la casa del pequeño Valdo y de doña Ana, su madre.

 

Era una familia humilde, pero muy rica en amor cristiano.

 

Valdo terminó sus deberes de la escuela y estaba barriendo las hojas secas de los alrededores de su casa.

 

Esa era su colaboración diaria para ayudar a su mamaíta dona Ana. 

 

De lejos escuchaba como su madre lo llamaba.

 

-         “Valdo, eh Valdo”!

 

-         Ven aquí, hijo mío!

 

-         Valdo, siempre me haces muy feliz!

 

- Ah! Si todos los niños fuesen obedientes y pacíficos como tu eres, el mundo no tendría guerras jamás!

 

Y sonriendo feliz a su amado hijo Valdo, continuaba...

 

-         Como barriste tan bien alrededor de la casa, juntaste todas las hojas secas del aguacate, tengo una sorpresa para ti. 

 

Y girándose, cogió una pequeña caja. Poco podía ver lo que contenía... solamente se oía... kiu...kiu...kiu...

 

Valdo estaba muy curioso. 

 

He aquí que su madre le pone en las manos la cajita de cartón conteniendo en su interior una cría de tico-tico, que había caído del nido que fue construido en la esquina izquierda del tejado.

 

Cayó justamente sobre el blando de las bellas hojas y flores rojas y azuladas del vaso de geranios, que estaba bajo la ventana de la cocina, al abrigo de la lluvia y del viento.

 

     Como que la madre del pajarito no apareció durante todo el día, la cría seguramente iba a morir de hambre, sino fuera por la bondad y atención de doña Ana.

 

Tanto se movió en el nido, el pobre pajarito, que acabó cayendo.  Había una gran posibilidad de que el gato Jubalu hubiese pillado a la madre y entonces el hijito estaría huérfano.

 

Con seguridad que había ocurrido eso.

 

Doña Ana dijo a Valdo:

 

-         ¿Te gustaría alimentar al frágil pajarito hasta que él pueda cuidar de si mismo? 

 

Valdo inmediatamente   respondió:

 

-         “Si mamá”.

 

Cuidaré con mucho cariño antes y después de la escuela.

 

Y tampoco dejaré de hacer mis obligaciones para ayudarte, mamá!

 

- Te veo siempre tan cansada, no paras de trabajar ni un instante del día.

 

Doña Ana, con cariño, abrazó al hijo, besándole en lo alto de la cabeza y...sin que Valdo lo percibiese, una lágrima recorrió su rostro aún jovial. 

 

Se acordó del feliz día de la llegada de su hijito Valdo en sus vida, de ella y de su esposo.

 

Cuantos planes hicieron para el desarrollo del pequeño.

 

Y Valdo les trajo mucha luz en el hogar. Una estrella de luz en las noches de sus vidas.

 

Habían sido sí, momentos de mucha alegría los cuales quedaron gravados en la memoria de doña Ana.

 

Pero junto a la alegría, las añoranzas rápidamente se manifestaban. Ya habían pasado 10 años desde que el esposo dejara el cuerpo físico. 

 

Para no dejar que Valdo percibiera que entristecía, pone alegría en la voz, le da unas palmaditas en los hombros y dice: 

 

-                                                   - Ve a cuidar de tu cría de tico-tico, entregando a Valdo un platito con el alimento del pajarito. Yo voy a terminar de lavar esas ropas y después voy a cocer el pan.

-                                                    

-                                                    Gracias a Dios, tenemos una gran comanda de pan casero para esta semana, hijo mío.

 

Hum! Hum! 

 

Hizo Valdo, levantando la punta de la nariz hacia arriba, oliendo el aire!   El sabía muy bien que el pan que su madre hacía en casa, con sus manos tan pequeñitas, tenía muchos ingredientes buenos, pero lo más importante, es que ella siempre añadía mucho amor a lo que hacía.

 

 Hum! Hum!  El pan era una delicia.

 

Y una vez por semana había pan fresquito y oloroso, que Valdo, saboreaba con mucho gusto. 

 

Doña Ana vendía algunos, que eran las encomiendas semanales. Con ese dinero mantenía actualizado el pago del alquiler de la casa y aún ayudaba en los otros gatos diarios.

 

Saltando y feliz, Valdo va hacia o jardín. Coloca sobre el banco de tablas de peroba, la cajita con el pajarito que le llamó Kiu-Kiu...porque era assim que o pajarito hacía... Kiu...kiu...kiu.

 

Empezó a alimentarlo con las migajas hechas de harina de trigo mezclado con agua tibia, que su madre había preparado. 

Kiu...kiu...kiu...y otra vez... kiu...kiu...kiu con ello, parecía que la cría de tico-tico quería agradecer a Valdo el extremado cariño con que lo estaba cuidando.

 

En aquella tarde, el terminó de barrer todo el patio, se sentó en el banco de tablas de perobas, bajo el aguacate, puso la cajita con el Kiu-Kiu en el cuello y empezó a conversar con el Kiu-Kiu… como hacemos, de vez en cuando, con nuestro perrito o gatito, o incluso con nuestras plantas.

 

-         Vaya!...Kiu-Kiu...que penita que te quedaras sin tu mamita… Yo tengo a mi mamá, pero me quede sin mi papá…

 

-         Mi mamá dijo que el está muy bien donde está y que un día nos vamos a encontrar nuevamente. 

 

-         Yo casi no conocí a mi papá, lo echo de menos. A veces, él viene en los sueños y nos reímos bastante, él me cuenta bonitas historias de donde él está. Y creo que allí es muy bonito y también hay pajaritos.

 

Valdo, así de absorto, conversando con su nuevo amiguito, sintió la presencia de una compañía muy agradable, que le causó una sensación de bienestar.  El se giró y a su lado estaba un  niño sonriente, un indio de unos 8 años.

 

Sin atemorizarse, le preguntó Valdo:

 

-“       ¿Quién eres? ¿Cómo entraste en el patio? ¿Quieres alguna cosa? ¿Hablaste con mi madre?”

El sonriente indito dijo a Valdo.  Calma, mi querido amiguito. Voy a responder a todas tus preguntas.

 

-         “Yo conozco a tu padre y fue el quien me dijo que yo podía venir a hablar y jugar contigo”.

 

Los ojos de Valdo brillaron tan intensamente al tiempo en que le iba diciendo al recién llegado:

 

- ¿Cómo te llamas, de donde conoces a mi padre, como ha pasado?, ¡me lo cuentas despacito, por favor!

 

El indito con mucha calma y una alegría en el corazón, que se podía sentir, dijo a Valdo:

 

-         Me llamo Jaguaraçu, que quiere decir: "Onza Grande".  Soy un Espíritu. Tengo el permiso de venir a visitarte después de que acabes con tus deberes de la escuela y las que te manda doña Ana.

 

Prosiguiendo con su voz muy serena y con gran simpatía:

 

-         Vengo acompañándote desde antes de que nacieras. Como que estudiáis la filosofía espírita, puedes entender lo que estoy diciendo.

 

-         ¡Soy tu Ángel Guardián!

 

-         ¡Caramba!... dijo Valdo! 

 

-         Un Ángel Guardián niño como yo!!!

 

-         Y encima es un espíritu que habla, que puede jugar, ¡que ya me conoce!  Yo pensé que un Ángel Guardián sería alto, que llevaría ropas azules, que llevaría una luz brillante alrededor, pelo dorado…y tu no tienes nada de eso y eres un indio… y…

 

E ese instante Jaguaraçu interrumpió a Valdo que emocionado, no paraba de hablar y dijo...

 

- ¿...y que llevase alas? Ja! Ja! Ja!, rió el indiecito!

 

Valdo respondió: 

 

-         Yo se que no existen ángeles con alas. Mi madre ya me contó que los espíritus somos nosotros mismos.

 

-         Espíritus buenos, son hombres y mujeres que hicieron todo el bien que podían aquí en la Tierra y cuando retornan al plano Espiritual adquieren el progreso y siempre se preocupan de ayudar  a  la Humanidad.

 

-         ¡Eso mismo, dijo Jaguaraçu!

 

-         Veo que las lecciones de las clases de Moral Cristiana están guardadas en tu mente y estás adquiriendo mucho progreso espiritual con ello.   Cuando aprendemos las enseñanzas de Jesús y las ponemos en práctica, estamos todos progresando.

 

Y así estuvieron conversando un rato.

 

Cuando doña Ana Llamó a Valdo para la merienda, ya que por la noche tenían el Evangelio en el Hogar, Jaguaraçu se despidió y dijo que por la noche participaría del Evangelio, orando con ellos.

 

Valdo estaba tan feliz por el acontecimiento.

 

Como que él siempre tenía el hábito de conversar con su mamá Ana, le contó lo ocurrido en el patio, bajo el frondoso aguacate. 

 

Doña Ana, sonrió amorosamente y agradeció a Dios aquella bendición.

 

Explicó a Valdo que él demostraba  el inicio de la mediumnidad y que eso era muy normal en muchos niños.

 

Le explico también que, cuando los padres tienen el conocimiento espírita es más fácil para el niño y para los padres entender lo que pasa y hay un comportamiento calmado, dedicado hacia el niño.

 

El hogar sin esa base, tiende a ir hacia el lado de los disturbios, o de no prestar atención a los niños.

 

Dijo doña Ana:

 

-         Valdo, hijo mío, casi todos los niños tienen un “amiguito invisible”. Lo que ocurre es que con algunos niños este acontecimiento está muy marcado y con otras menos.  

 

-         Es más conocido por “amigo invisible”, que decir el “amiguito espíritu” o “amiguito fantasma”, porque las personas todavía no están muy interesadas en conocer realmente ese acontecimiento.  Algunos padres prefieren ignorar que investigar para conocer mejor el asunto.

 

Fue una conversación agradable entre Valdo y doña Ana, como siempre ocurría.

 

Bien, durante los días siguientes, allá estaban los dos amiguitos conversando, sonriendo, jugando.

 

Jaguaruaçu venía a jugar con Valdo en el jardín de su casa todos los días. El indiecito aparentaba tener unos 8 años. Los dos amiguitos jugaban sin percibir el pasar de las horas.

 

Subían a los árboles, corrían por el jardín, cogían pequeñas maderas para ayudar a doña Ana a mantener encendido el fogón de leña, especialmente en los días que ella asaba los panes. 

 

Doña Ana no veía a Jaguaraçu, pero observaba cuan feliz estaba su hijo con el amiguito.

 

Estaban siempre inventando nuevos y saludables juegos.

 

Unas veces adornaban el jardín, barrían el césped, regaban las plantas del huerto, las pequeñas verduras que brotaban en la tierra abonada, en los terrenos preparados por las benditas manos de doña Ana…

 

...o cogiendo los brillantes y rojos tomates para la comida.

 

Otras veces cogían ramas tiernas de los árboles y florecitas para hacer un ramillete perfumado para doña Ana.

 

Por navidad, recogían musgo y hojas para adornar los pesebres.

Como que Valdo era habilidoso, él mismo confeccionaba las figuras navideñas en barro y después las pintaba.

 

Los pesebres que Valdo creaba eran preciosos. Y como admiraban las figuras de barro que él mismo pintaba.

 

Valdo casi no alcanzaba a cumplir los pedidos que los clientes de su madre le hacían.

 

Eran figuritas de José, María, de los animalitos para componer el Pesebre.

 

Con ello ellos ganaban dinero y doña Ana se atrevía a hacer un extra comprando panetone en la ciudad para el día de Navidad.

 

Valdo no dejaba día sin estar con su amigo Jaguaraçu bajo el aguacate.

 

Y así pasaron los años.

 

Valdo creció en este sencillo ambiente, humilde, fraterno e iluminado de su hogar, manteniendo la intimidad total con la Doctrina Espírita con la Mediumnidad.

 

Un día, cuando Valdo terminó las deberes de la escuela y acabó de hacer las tareas del hogar, al llegar al banco de perobas bajo el aguacate, su amiguito Jaguaraçu já estaba allí esperándolo.

 

Jaguaraçu estaba un poco diferente, más serio.

 

Dijo a Valdo:

- De hoy en adelante no vendré más con esta apariencia, mi querido amigo Valdo.

 

-         Tenemos trabajos que hacer y ya no subiremos a los árboles ni recogeremos ramitas ni correremos por el jardín.

 

-         Vamos a trabajar juntos, Valdo.

 

-         Yo te inspiraré para que escribas y tú lo recibirás a través del pensamiento. Haremos este ejercicio durante un buen tiempo y después te diré lo que hacer cuando llegue la hora.

 

Pasó bastante tiempo.

 

En su saludable y caritativo comportamiento, y siempre familiarizado con todos los Espíritus que le venían a traer comunicaciones, cuentos, poemas… Valdo atendía muy bien la inspiración espiritual.

 

Escribió su primer libro de poemas, dictado por entero por Benefactores de Luz.

 

Y así continuó nuestro querido Valdo.

 

El pequeño Jaguaraçu tendría guarida en la memoria de Valdo, pues él fue el instrumento de los ejercicios de mediumnidad cuando Valdo era aún un crío, preparándolo para la Mies de Amor que tendría que realizar en su futuro.

 

Su madre Ana fue su amiga y consejera durante todo el tiempo en que estuvieron juntos.

 

Los años fueron pasando!

 

 En una bonita tarde, cuando el sol ponía sus últimos rayos por detrás del inmenso aguacate, doña Ana cansada de las tareas en el plano físico, fue llamada por los Benefactores al merecido descanso en el plano espiritual.

 

El tiempo corrió deprisa.

 

Y al final de un precioso día de verano, cuando el sol depositaba sus últimos rayos por detrás de un inmenso y envejecido aguacate que quedaba en el patio de la escuela, donde un día había sido el jardín de su casa, allí estaba nuestro querido Valdo, contando una bella historia para los niños pobres del barrio.

 

Enseñaba nuestro Valdo, las más bellas lecciones de amor y fraternidad.

 

Ese día, el finalizó una de las historietas diciendo:

 

-         ...y entonces...Doña Ana, con seguridad, es un ángel de luz en forma de una  indita, ayudando a muchos niños y niñas que, como yo cuando era niño, tuvieron la felicidad de tener un hogar cristiano con padres esclarecidos de los valores de la Doctrina Espírita

 

-         Esa Doctrina de  Amor, son las enseñanzas de Jesús, que fueron recitadas con sabiduría por los Espíritus Benefactores a un profesor allá en Francia, el señor Allan Kardec. Un día les contaré toda la historia del pequeño Rivail al hombre Kardec.

 

Pues si, la Doctrina Espírita, mis queridos alumnos, es la mayor base de luz para todos los corazones esclarecidos caritativos y racionales y que quieren, un día, llegar a Dios por el camino del amor y de la caridad!

 

 

 

FIN

derechos de autor

elsarossi@yahoo.co.uk

www.elsarossi.com

 

Aprendiendo a Orar - Libro para Niños

Traducion: Maria Reneé San Martin Gómez – Cochabamba-Bolívia

 

Conversando con Dios

Mi Oración Matinal

Aprendiendo o Padre Nuestro

Oración a Jesús

Mi Ángel Guardián

Por Mis Papis

Jesús no Corazón

Por mi Abuela

Pidiendo Disculpas

Por Mis Tíos

Por las Plantas

Por  Mis Papás

Por el Cachorrito Enfermito

Por la Vecina

Por el Día de las Mamás

Por la Profesora

Por los Hermanitos

Por los Días de Sol

Por la Salud

Por la Paz -1-

Por la Paz -2-

Por el  Amigo Enfermo

Por Amor en el Mundo

Por el Viaje  de Vacaciones

Por los Amigos que Volvieron al Plano Espiritual

Por  Mi Salud

Por Mi Gatito Enfermo

Oración Por Mi Papá

Oración de agradecimiento

Oración de Agradecimiento

Oración por la dificultad

Mis anotaciones

 

 

Mi primer Libro

Aprendiendo a hacer Oraciones

 

Mensajes a los Papás.

 

Es muy importante que el niño desde la infancia comience a tener contacto con Dios y conozcan a Jesús.

 

Los gobernantes obligan a los padres a dar la instrucción a los hijos; los padres por su ves, les dan la educación  moral, preparándolos para la vida.

 

Este pequeño libro contenido una oración para cada situación o para cada día,  estimula al niño a aprender a orar, a conocer la facilidad del diálogo con Jesús y a tenerlo bien cerquita  de sus corazones. 

 

Con el tiempo, el niño conversará con Jesús, con las palabras de su propio corazoncito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 - Querido Dios!

 

Hoy papá hizo la oración del  Padre Nuestro.

 

Me gusto  tanto, que quiero aprender a orar como mi papá y mi mamá!

 

“Dios yo ya se que Tú eres el Papá de todos nosotros. ya aprendí también que Tú está en todo lugar. Entonces quiero pedir, Dios, que Tú protejas  todos los días, a los niños que no pueden ir a la escuela, que no tenen libros, lápices y cuadernos y que son muy pobres.

 

Ayuda a todos ellos, amigo Dios, para que ellos no se queden tristes por causa de eso.

 

Muchas gracias  Dios, por ayudar a todos los niños pobres del mundo.

 

 

 

 

 

2 -Mi Oración Matinal

Querido Jesus!

Muchas gracias por la noche tranquila, por los buenos sueños que tube.

Gracias por el día lindo que amanece.

 

Queria  pedir te mi querido Jesús que protejas a mamá, a papá, a mis hermanitos, a todos nosotros en este día.


Yo se mi querido amigo Jesús, que cuando conversamos contigo por la mañana bien temprano, nuestro día es mejor!


Gracias Jesús por protejernos en el día de hoy.

***

 

3 -Querido Dios!

 

Hoy papá hizo la oracióndel Padre Nuestro.

 Me gustó tanto, que quiero aprender a orar como mi papá y mi mamá!

 

“Dios yo ya se que tú eres el Padre de todos nosotros. Ya aprendi tambien que tú estás en todo lugar. Entonces quiero pedir, Deus, que tú protejas todos los días, a los niños que no pueden ir a la escuela, que no tienen libros, lápices y cuadernos y que son muy pobres.

 

Ayuda a todos ellos, amigo Deus, para que ellos no queden tristes por causa de eso.

Muchas gracias Dios, por ayudar a todos los niños pobres del mundo.

*** 

 

4 -Mi primera Oración del Padre Nuestro!

 

Señor Dios, papá me dice que es muy importante aprender a orar el Padre Nuestro, pero que no es para memorizar, y si para orar con mi corazón!

 

“Padre Nuestro que estas en el cielo,

Santificado sea tú nombre!

Venga  tu reino!

Hagase  tu voluntad

Así en la Tierra como en el Cielo!

Danos el pan de cada día

Perdona nestras deúdas

como perdonamos a los que nos debem,

Perdona nuestras ofensas, como perdonamos a los que nos ofenden

No nos dejes caer en la tentación, y libranos del mal.

Que así sea!”

 ***

 

5 -Oración a Jesús.

 

Querido Jesús!

Queria pedir que me ayudases a ser siempre un niño(a) obediente a mis papás y profesores.

 

Queria pedir tambien, querido Jesús, tu ayuda para que yo no reclame más, cuando mi mamita me pida guardar mis juguetes exparcidos por el suelo y guardarlos dentro de las cajas y gavetas.

 

Pido tambien, Jesús que bendigas a mi papá y a mi mamá.

Muchas garcias querido Jesús!

***

   

6 -Oración A mi Angel Guardián

 

 Mi querido Angel Guardián.

Soy muy felíz porque se que tú me proteges de noche y de día.

 

Cuando estoy triste, pienso en ti y me alegro.

Cuando estoy solito en casa, siento tu presencia y no tengo  miedo.

 

Se que tú fuiste enviado por Dios para protegerme.

Muchas gracias mi  querido Angel Guardián.

 

 ***

7-Oración para mis Papás.

 

 Dios amoroso y bueno!

 Muchas gracias por haberme permitido nacer en este hogar con papás tan amorosos y cuidadosos.


Ellos son  mis mejores amigos.

Siempre se preocupan conmigo y hacen lo mejor que pueden para que yo cresca saludable y con una buena educación.

 

Por favor, mi Dios, proteja mi papá y a mi mamá!

  

 ***

8-Oración a Jesús!

 

Querido Jesús!

 

Papá te llama Hermano Mayor. Yo veo eso tan interesante.

Soy un niño(a) muy felíz porque se que tú vives en mi corazón.

Aprendi que tú el mayor ejemplo de amor que tenemos en la Tierra.

 

Queria que sepas que siempre pienso en ti, mi querido Jesús y nunca quiero que estes triste por nada, por eso soy un ninño(a) que quiero aprender a amar a todos en tu nombre.

Gracias por amarnos tanto, Jesús!

 

 ***

9-Oración para mi Abuelita.

 

 Querido Dios!

 

A mi abuelita que es la mejor abuela del mundo.

Ella está siempre de buen humor y me ayuda en los deberes mas difíciles de la escuela.

 

Queria que tú señor Dios ayudases a mi abuela a que no se enfermase y que no vaya a vivir lejos de aquí de casa, porque yo amo mucho a minha abuela.

 

Por favor, Señor Dios, protege a mi abuelita siempre.

Muchas Gracias querido Dios!

 ***

 

10 -Oración para pedir disculpas!

 

Querido Jesús!

Queria pedir disculpas por hoy yo he peleado con mi hermano .

 

Yo se que si yo pidiera disculpas a mi hermano ha no hacer eso nuevamente, él me va a disculpar y tú, mi querido Jesús,  me perdonaras también.

 

Estoy intentando no estar enojado con mi hermano, pero avecesno lo consigo.

Muchas garcias querido Jesús por ayudarme a no pelear más con o mi hermano ni con mi hermana.

***

 

 11 -Oraciones para mis tios.

 

Señor Jesús!

Aprendí a orar por todos los miembros de mi família.

Yo quería pedir especialmente  por mis tios que son muy queridos y muy amigos de aquí de casa.

 

Siempre ayudan a mis papás y entonces, querido Jesús, quería que pudieses ayudárlos con bastante salúd y felicidad.

Muchas gracias Jesús, por proteger a mis queridos tios.

 

 ***

 12 -Oración por las plantas de Mamá.

 

Querido Jesús!

Hoy  mamá estaba tan felíz porque sus rosas que ella cultiva con tanto cariño, florecieron dos botones de rosas.

 

Entonces querido Jesús, quiero pedir para que las rosas esten siempre perfumadas y que mamá pueda siempre ser muy felíz.

 

Por favor, Jesús, proteja todas las flores del jardín de mamá.

Muchas gracias Jesús por atenderme.

Yo estoy muy felíz.

 

 ***

 13 - Oracion para mi Papá.

 

Mi querido Dios!

Por favor, protege a mi papá donde él estubiera, en el trabajo, conduciendo, viajando.

 

Él es el mejor padre del mundo y tiene mucha paciencia con mis hermanos pequeños.

 

Mamá dice que él trabaja bastante, para poder darnos un buen estudio.

Querido Dios, cuando yo cresca, yo voy a ayudar a mi papá!

 Gracias mi Dios, por proteger a mi papá!

 

 ***

 14 - Oración por mi Perrito que está enfermo.

 

Querido Jesús!

Mi perrito está enfermo y mamá no nos deja estar cerca de él hasta que el mejore.

 

Me gusta tanto me perrito y quería pedirte amigo Jesús para ayudar a mi cachorrito a estar mejor .

 

Mamá dice que es muy sério lo que el tiene, pero yo confio en que tú, querido Jesús, vas ayudarlo de la mejor forma que sea bien para el.

 Gracias Jesús por ayudar a mi perrito.

 ***

 

15 - Oración por la vecina de mi abuelita.

 

Querido Jesús!

Mi  abuelita me dijo que tenemos que orar por los que estan enfermos.

 

Yo oí a mi  abueltita decir que su vecina   está en el hospital.

Yo queria pedirte amigo Jesús que ayudaras a la vecina de mi  abuelita a mejorarse.

 

Queria pedir para que ella no sintiera dolor y este mejor lo mas pronto posible para que se vaya a su casa.

 

Gracias querido Jesús por ayudar a la vecina de mi  abuelita a estar bien de salúd de nuevo.

 ***

 

16 - Oración porel día de las Madres.

 

Querida mamá de Jesús.

Yo se que tú nombre es María de Nazareh.

 

Yo quiero agradecerte, por ayudar a todas las mamás del mundo.

Pido que puedas proteger siempre a mi mamá a mi abuelita.

El día de las Mamás es también tu día!

 

Papá dice siempre que Jesús es  nuestro mejor amigo de luz

que tenemos en nuestra vida.

Muchas gracias por ser a Mamá de Jesús.

 ***

 

17 -Oración para mi profesora!

 

Querido Dios!

Te pido querido Dios que ayudes a mi profesora, ella es muy querida.  Algunas veces ella nos riñe a todos nosotros.

 

Pido que ella tenga bastante paciencia com todos los niños y que ella pueda siempre estar bien de salúd y con mucha disposición para acompañar nuestras travesuras y juegos.


Pido también que ella no dé los textos muy difíciles en los días de exámenes.

Por favor, Mi Dios, proteja a mi profesora!

 ***

 

18 -Oración para mis hermanitos.

 

Querido Jesús!

Hoy quiero pedir especialmente por mis hermanitos menores y por mi hermano mayor

 

Jesús, tú puedes ayudarme a hacer con que  mi hermanito menor no arruine mis juguetes y no garabatée mis cuadernos de la Escuela.

 

Él es pequeño y no entiende pero a  veces él es muy desobediente,

Pero yo lo amo mucho.

Por favor, mi amigo Jesús, proteja a mis hermanitos.

 ***

 

 19 -Oración por los días de Sol!

 

Querido Dios!

Mamá siempre me dice que tenemos que agradecer a Dios por los días lindos de sol y también por los días de lluvia.

 

Los días lindos de sol me hacen recordar que debo decirte, mi Dios, muchas gracias por los lindos días de sol.

 

Yo despierto bien temprano y con buna disposición de ir a la escuela muy felíz, bajo el sol calientito.

Muchas gracias mi Dios por los lindos días de lluvia y lindos días de sol!

 ***

  

20 -Oración para que yo Este siempre con salud!

 

Querido Dios!

El abuelo dice siempre que la mayor riqueza que tenemos es nuestra salud.

 

Entonces mi Dios, quiero pedir que puedas siempre concederme mucha salud para que yo pueda crecer fuerte y poder ayudar a todo el mundo que sea mas necesitado que yo.

 

Yo se que voy a poder hacer eso cuando sea grande.

Por favor, mi Dios, ayudame a ser siempre muy saludable.

 

 ***

21 -Oración por la Paz. Parte –1 -

  

Señor Jesús!

No me gustan las guerras.

 

Entonces yo vi a papá orar y estoy haciendo lo mismo que  él, pero con mis palabras.

Yo aun  no se orar bien, estoy aprendiendo.

 

Amigo Jesús!

Que a tu luz pueda iluminar los corazones de esas personas que hacen  las guerras.

 

 ***

22 - Oración por la Paz. Parte –2 -

 

Querido Jesús!

Y ni se porque las personas hacen  guerras, esto es una cosa muy ruin.

 

Por favor, Jesús querido, no dejes a los hombres gasten dinero con las guerras, porque así ellos no necesitan gastar dinero para tener la Paz.

Muchas gracias Jesús por ayudar al mundo a tener Paz!

 *** 

 

     23 -Oración por mi amiguito que está enfermo.

 

Querido Jesús!

Me gusta  orar pediendote ayuda.

Se que tú, mi querido Jesús siempre me atiendes.

 

Entonces, quiero pedirte por mi amiguito que está enfermo y no está yendo a  la escuela.

Es mi mejor amigo. Será que tú puedes ir donde él está y curarlo?

 

Yo se que sí, mi querido Jesús!  entonces yo quiero  agradecerte por ayudar a mi amiguito a estar mejor.

 

 ***

24 -Oración por el Amor del Mundo.

 

Querido Jesús!

Papá siempre comiensa a orar pidiendo protección para el mundo.

 

Entonces yo quiero hacer al igual que mi papá . Quiero pedir para que el mundo sea protegido y que el amor cresca en el corazón de las personas.

 

Que el amor sea la sonrrisa de todos, sea a alegria de la vida y que así, todos puedan ser buenos vecinos y vivir en harmonia.

Por favor, Mi Jesús, ayude al mundo a crecer en Amor.

 ***

 

25 - Oración por el viaje de Vacaciones.

 

Querido Dios!

Vamos a salir de viaje de vaciones y yoquería pedirte bondadoso Dios ayudenos a todos a tener un viaje tranquilo.

 

Que todos en el camino puedan ser protegidos para que no hayan accidentes, ni problemas.

 

Por favor, Mi Dios ayude a todos a tener calma y paciencia en el camino.

Muchas gracias mi Dios por ayudarnos en nuestro viaje de vacaciones.

 ***

  

26 - Oración por los amiguitos que retornan  al mundo espiritual.

 

Querido Jesús! Estoy un poco triste.

Mis 2 mejores amiguitos partieron de vuelta al mundo espiritual y mamá dice que elos continuan vivos.  Mamá habló también que yo puedo orar por ellos, porque así ellos estaran felices.

 

Jesús, yo quiero que mis amiguitos esten  felices siempre.

 

Por favor, Jesús ayude a mis amiguitos a que ellos continuen felices como ellos eran felices cuando ellos venian a jugar en el pátio de mi casa.

Muchas gracias Jesús por ayudarlos.

 ***

 

27 - Oración para que yo mejore.

 

Querido Jesús!

Hoy no fuí a la escuela porque mamá dice que yo no estoy bien de salud.

 

Mamá leyó un mensaje del libro de oraciones y paso la mano en mi cabeza y me dio  água fluidificada para tomar o remédio.

 

Ella dice que tú, querido Jesús vas a ayudarme a estar bien, para que pueda ir a la escuela y poder ir ajugar con mis amiguitos.

Grcias Jesús por ayudarme a estar bien de salud.

 

 ***

 28 - Oración para mi gatito enfermo

 

Querido Jesús!

A mi gatito le gusta jugar y hace me hace reir bastante.

 

Hoy el  no está bien!  Amaneció triste y no quiso comer nada.

Papá lo llevó al veterinário. Yo se que el va a estar bien.

 

Mi mamá dice que nosotros podemos orar por los animales. Mamá dice también para no estar pendientes de el, para que el tenga um tiempo para mejorar.

Estoy orando a ti, mi querido Jesús, para pedir por favor, ayude a  mi gatito a estar bien .

 

 ***

29 - Oración para mi Papá.

  

Querido Dios!

Hoy papá estaba triste. Estaba mucho tiempo haciendo las cuentas. Yo oí a él decir a mi mamá que la vida está difícil.

 

        Yo veo la vida tan fácil, tan linda, pero si él lo dijo, es porque es difícil para él.

 

Queria ver contigo, querido Dios, si tú puedes ayudar a papá a no preocuparse mucho con las cuentas de casa, y ayudarlo para mejorar el empleo, para que él vea la vida fácil, como yo la veo.

 Gracias mi Dios, por ayudar a mi papá a estar menos triste.

 

 ***

30 - Oración de agradecimiento.

 

Querido Jesús.

 Ayer yo oré a Dios, que es nuestro Padre, para que ayude a papá a estar menos triste.

 

Dios atendió mi pedido, pues papá hoy llegó del trabajo sonriendo bastante, muy felíz. 

 Yo se que Dios lo ayudo, porque papá conseguió un trabajo mejor e así no tedrá mas problemas para pagar las cuentas.

 

Cuando tú hables con Dios, querido Jesús, dale un abrazo por mi.

Gracias Jesús!

 ***

31 – Oración por la dificultad

 

Ayer vi cuando papá y mamá estaban sentados después de la cena leyendo un montón de papeles. Oí cuando mamá dijo que estaba haciendo cuentas para  pagar las cuentas.

Interesante eso. Yo juego haciendo cuentas, pero es la misma cosa. Oí cuando dijo que la situación  estaba difícil de novo.

E yo veo todo fácil.

Por favor, mi Querido Jesús, ayude a papá a ver todo fácil que ni yo vejo, así él no queda preocupado con a vida difícil y puede quedar mas tiempo conmigo, mamá y mis hermanitos.

Yo se  que Tú mi Querido Jesús siempre vas a proteger a mi familia. Yo ya aprendí a orar por todos nosotros.

Quedo muy  feliz porque yo ya se orar.

Te agradezco mucho, mi Jesús!

 

Mis anotacioes:

 

_____________________________________________

 

_____________________________________________

 

_____________________________________________

derechos de autor - elsa rossi

 

www.elsrossi.com

elsarossi@yahoo.co.uk

 

Los Bombones de Marieta

Los Bombones de Marieta
                                                                 Elsa Rossi
                                     

 Casi todos los días, Marieta de casa salía!

 

En aquella mañana radiante de sol, la bondadosa dulcera estaba yendo hasta el mercado, para hacer compras, sosegada  como ella sóla...

 

 ...Paso aquí...paso allí...con mucha calma! Sus piernas le dolían, pero en casa ella no se estaba. Su ejercicio era caminar.

 

No tenía prisa para nada.

 

Si avistaba un banco o una silla, apresuraba el paso, y se sentaba.

 

Sólo apresuraba el paso en esta condición.

 

De lo contrario no, no corría!

 

Los niños del barrio adoraban a Marieta. Ella había sido la abuela de muchos de ellos años atrás, en la villa donde vivía.

 

Pero con los dolores en las piernas y la edad avanzando, ahora eran ellos quienes la rodeaban y casi la cargaban en brazos.

 

Eran abrazos cariñosos de todos los niños para la querida Marieta.

 

Y ella los amaba mucho.

 

Como nuestra bondadosa Marieta, -pensaban las madres-, no había habido una abuela igual!

 

Ahora, desde hacía muchos años, ella venía haciendo bombones y todos eran siempre para los niños.

 

Ella siempre mantenía bombones en su cesta de la compra. 

 

  

Y todos los niños que venían a abrazarla ya tenían asegurado su bombón.

 

Ella los hacía con mucho cariño. 

 

Pero antes de entregar su delicioso bombón, preguntaba a cada niño si había practicado una buena acción.

 

-   ¿Qué hiciste de bueno, Ricardinho? – preguntaba ella!

 

-   Yo ayudé a mi mamá a juntar y quemar las hojas secas sobre el césped del jardín y ayudé a papá a arreglar la cerca que el viento derrumbó.

 

-   Muy bien, respondía Marieta. No te olvides de limpiarte las uñas de vez en cuando, al lavarte las manos, Ricardinho.

 

-   Aquí está tu bombón.

 

-   ¿Qué hiciste de bueno, Rafael?

 

-   Ah, yo, después de la clase de música, fui a ayudar al sr. Romeu a pegar el papel de la pared que se había despegado en su habitación!

 

-   Ah! Y también hice mis deberes de la escuela sin ensuciar la mesa, dijo Romeu!

 

-   Y tú, Georgia, cuenta tus buenas acciones.

 

Georgia, era una “figurita especial”.  Ella andaba con una mochilita verde en la espalda llena de objetos.  Y no había quien la hiciese vaciar su mochila.

 

¿Sabéis lo que Georgia tenía dentro de la mochila? Ella llevaba la plancha de juguete, el estuche de lápices de colores, el cuaderno de dibujo, el perrito de peluche, ollas de juguete y varios trozos de cosas que para ella eran muy importantes.

 

Por lo tanto, todos sabían que no podían pensar en coger la mochila de Georgia.

 

Al oír la pregunta de la bondadosa Marieta, dirigida a ella, Georgia empezó a llorar! 

 

- Buaaaa!  Buaaaaa!

 

- Yo no voy a ganar un bombón, porque yo se que hice una mala acción.

 

Marieta le dio un pañuelo de papel para secarse la nariz, que estaba húmeda y le dijo:

 Tu ya estás haciendo una buena acción, porque estás diciendo la verdad, Georgia. No te estás inventando una mentira para ganar un bombón.

 

- Sea lo que debas haber hecho, puede arreglarse, mi pequeña. Si tu misma sabes que fue una mala acción, no necesitas comentarla. Basta que no repitas más la mala acción y pienses en el bien!

 

-   Aquí está tu bombón  y procura hacer dos acciones buenas para compensar la acción que no te gustó haber hecho.

 

Y así todos los días iba Marieta por las calles de la Villa.

  

Ahora en el mercado, ahora en la panadería, todos la querían bien! Incluso los adultos ganaban los deliciosos bombones de la querida Marieta!

 

Para los niños, no eran los bombones lo más importante sino el abrazo y las conversaciones con Marieta. Algunos incluso le hacían confidencias y Georgia, que era la más traviesa, era una de ellas.

 

En la calle todos la saludaban:

Buenos días! Buen día!

 

Un bello día, Marieta no apareció.

 

Los niños esperaron!

 

La vendedora de la panadería esperó! Siempre separaba a Marieta un pan fresquito envuelto, para entregar a Marieta.

  

El  vendedor de frutas y verduras esperó! El siempre esperaba a Marieta con un saquito de frutas y verduras para la bondadosa abuela que lo  había ayudado mucho cuando su esposa partió hacia el Mundo Espiritual y lo dejó con los tres hijos pequeños.

 

Y Marieta no apareció.

 

Había una expresión de tristeza en todos los rostros!

 

¿Qué será lo que habrá ocurrido con la bondadosa y calmada Marieta?

 

Al segundo día que ella no apareció, los niños pidieron a los padres poder ir a visitarla.

 

Eran 7 niños.

 

Inseparables amigos.

 

Rafael era un italianito muy despierto.

 

La pequeña Georgia había venido de África. Su piel era negra y sus lindos ojos eran como dos jaboticabas brillantes. Tenía la expresión de la investigación y busca de aprendizajes constantes. Estaba siempre haciendo preguntas.

 

Xay era un chinito que vivía sonriendo y era una alegría estar en su compañía. Tenía mucha calma en todas las situaciones. Nunca discutía con os demás amigos!

 

A Hanna le gustaba mucho ir a la escuela, adoraba estudiar. Tenía siempre un libro en las manos.

 

Ella era una india muy inteligente y siempre estaba ayudando a los demás amiguitos con los problemas de matemáticas.

 

Las gemelas Balila y Malila eran hijas de una señora que venía de los Andes Peruanos y se casó con un señor inglés.

 

Malila y Balila era el apellido de Marília y Beatriz.

 

Las dos eran portadoras de necesidades especiales y con la ayuda constante de los demás amiguitos, sus problemitas no perturbaban sus vidas.

 

Isaac había venido de Israel.

 

Tenía el pelo del color de la miel y hablaba muy bien el francés. Hijo de una señora francesa y padre nacido en Israel.

 

Ellos quedaron en hacer una visita a Marieta y llevarle flores.

 

Acordaron que cada uno traería su flor predilecta. Juntarían las flores, harían un ramillete bien bonito y se lo llevarían a Marieta.

 

¿Sabéis lo que los niños hicieron?

 

¡Compraron una caja de bombones!  ¡Eso mismo!

 

¡Una caja de bombones! 

 

Y allá se fueron hacia el final de la calle donde estaba la casita de la bondadosa Marieta.

 

Llegando, abrieron el portón sin hacer escándalo, y fueron hasta la puerta.

 

Hanna era la más alta de todos y apretó el timbre que estaba en lo alto, en el lateral de la pared de piedra.

 

El timbre era antiguo, con un botón de hierro y con la lluvia, se oxidó y no funcionaba.

 

Marieta! Marieta! Somos nosotros! Gritó Hanna.

 

Marieta respondió muy feliz: entrad mis queridos! La puerta no está cerrada, y la campanilla hace años que no funciona.

 

Ellos entraron y fueron hasta donde  Marieta estaba echada.

 

No puedo caminar, dijo ella.

 

Mis pies están hinchados y están muy doloridos!

 

Cuando ella vio el ramillete de flores, casi saltó de la cama y comenzó a llorar de alegría.

 

Y además una caja de bombones!... Lloró y después rió... pero rió sin parar...

 

Encontró muy interesante recibir una caja de bombones.

 

Los niños se miraron unos a otros… y no entendían lo que estaba pasando, porque Marieta se reía tanto.


Marieta con dolor en las piernas... y riendo sin parar!

 

¿Será que a Marieta se le ha ido la cabeza?

 

Cuando ella paró de reír, vio las caritas espantadas, y se apresuró a dar una explicación.

 

Mis queridos niños... yo siempre llevé bombones para vosotros, porque se la alegría que vosotros sentís al saborearlos.

 

Y ahora vosotros me traéis bombones para mí....

 

Muchas gracias, mis queridos niños.

 

Y poniéndose seria, dijo:

 

- Abrid la caja!

-   No, querida Marieta. Esa caja de bombones la trajimos para usted.

 

Marieta iba a empezar a reír nuevamente hasta cansarse... después paró y dijo:

 

-   Podéis abrir la caja de bombones y podéis coméroslos. Os los merecéis!

 

-    Continuando, Marieta explicó: Ayer, el doctor Galileo vino hasta aquí a visitarme y una vez más me dio órdenes prohibiéndome comer dulces.

 

-   Y sabéis, yo ayudé a criar a Galileo cuando su madre partió hacia la Patria Espiritual cuando el era pequeñito, quedando dos hermanos más para ser criados. El es como mi hijo y tengo que obedecer.

 

Incluso que yo no pueda comerlos, mi alegría es hacer los bombones y llevároslos.

 

Yo, hace muchos años que no puedo comer azúcar, queridos.

 

Y entonces no tardando ni 10 minutos, la caja de bombones estaba vacía.

 

Y Marieta feliz de la vida por haber recibido la visita de los niños que ella aprendió a amar de todo  corazón, comenzó a preguntarles, sobre las buenas acciones.

 

La más rápida en responder, ¿adivinen quien fue?

 

Eso mismo.       Georgia. 

 

Vean la buena acción de la Georgia:

 

Ella había llevado a pasear, a la perrita Biluca, que pertenecía a doña Nelly, vecina de su casa. Doña Nelly había sido operada y estaba en reposo, y Biluca necesitaba salir de casa todas las tardes, ya que estaba acostumbrada a pasear.

 

Georgia ayudó a su hermanito Billy a limpiarse los dientes...

 

...y no dejó ningún juguete tirado en el suelo de su habitación.

 

Y así, uno a uno iba relatando sus buenas acciones.

 

Y Marieta no se olvidaba de ninguna de ellas.

 

En un momento dado, Marieta explicó a los niños que ella no podría andar hasta que sus piernas volvieran a la normalidad.

 

Rápidamente, Hanna dijo que ella, al salir de la escuela, iría todos los días a visitar a Mariana.

 

Pero se lo pensó mejor y habló con los demás amiguitos:

 

¿Que tal si nos alternamos y cada día viene uno de nosotros a visitar a Marieta?

 

Somos 7 y podremos hacerlo muy bien!

 

Balila y Malila se miraron... como que ellas tenían el problemita para caminar necesitarían a alguien que empujase sus sillas de ruedas.

 

Isaac rápidamente se ofreció para ayudarlas.

 

Y así lo hicieron durante dos meses.

 

Mientras visitaban a Mariana, hacían buenas acciones. Los niños estaban acostumbrados a tener largos diálogos con sus padres por varios asuntos.

 

Estando con Marieta tendrían la oportunidad de conversar también mucho.

 

Hanna iría a buscar las verduras, la leche y el pan y lo que Mariana necesitase del mercado!

 

Isaac recortaría el  césped del jardín, mientras Balila o Malila estuviesen conversando con Marieta!

 

Rafael pasaría el aspirador por la pequeña casa y llevaría la basura al container de enfrente!

 

Xay siempre traía pasteles que su madre hacía, especialmente para Marieta y también lavaba la vajilla que se acumulara en la pila.

 

Así fueron pasando los años!

 

Los niños crecieron, ahora eran jóvenes, pero más unidos que nunca.

 

La amistad que ellos nutrieron durante todos esos años, con las bellas historias de Marieta, y con la buena educación de sus padres, hicieron de ellos personas de bien, adultos que ya eran, ayudando a la comunidad a vivir mejor!

 

Los niños, ahora adultos, estaban muy felices.

Incluso de adultos, continuaban recibiendo los deliciosos bombones de la abuela Marieta, como fue llamada.

 

Y Marieta adoraba que la llamaran así.

 

Nuestra querida amiga ya no andaba más por las calles, pero en casa, recibía siempre a sus nietos del corazón.

 

Ahí iban ellos cuando tenían que estar en silencio para estudiar, para los exámenes de la Facultad. Era con Marieta que iban a llorar las penas del corazón cuando estaba floreciendo el amor. ¡Cuántas historias no escuchó Marieta a lo largo de todos estos años.

 

Ahora, sus pupilos, ya eran adultos.

 

Cada uno decidió estudiar una profesión diferente.

 

Rafael, cuya familia eran trabajadores del Grupo Espírita local, decidió estudiar Medicina, para poder aplicar los estudios científicos de la Doctrina Espírita en la Medicina. Hanna estudió Ingeniería, Georgia estudió Filosofía y Decoración, Malila decidió estudiar Psicología, y Balila Biblioteconomía, Xai decidió Administración Hotelera y, Ricardinho decidió estudiar Ingeniería Mecánica, su sueño era trabajar con cohetes espaciales.

 

Algunos años más y todos se graduaron en la Universidad.

 

Nunca dejaron de ir a visitar a Marieta y saborear uno de sus deliciosos bombones, que ahora eran hechos para la venta, porque Xay decidió aprender a hacer los bombones y montar una fábrica de chocolates especiales con el nombre:

 

“CHOCOLATES

XAY-MARIETA”

 

En los envoltorios del chocolate, Xay puso una foto donde aparecía él de niño con su cara puesta al lado de la de Marieta, en una misma sonrisa de felicidad.

 

Era un sincero homenaje a aquella amiga-abuela postiza tan querida, que los guió desde niños en sus lindos días de alegría.

 

 Fin

 

Tradujó    Traducion: Johnny M. Moix – Reus - España  2004

autor: Elsa Rossi

 elsarossi@yahoo.co.uk  -  www.elsarossi.com

El Gato no Murio y el Cuco no vino a Llevarlo

El Gato no Murio y el Cuco no vino a Llevarlo

Gigika era una bella niña, muy saludable, muy tierna.

 

Estaba completando sus 2 añitos.

 

La fiesta estaba programada para recibir a todos los

familiares.

 

 

 Ella observaba  toda las ocupaciones  de  la  mamá, mil llamadas telefónicas, invitaciones, papel,  globos...

 

          La mamá no tenía tiempo para darle atención,  porque  estaba ocupada con la preparación de la Fiesta.

 

La nueva nana  era quien cuidaba de la pequeña Gigika.

 

Su mami le decia:

-           Gigika, ve a jugar con la nana!!!  

 

-           Mami esta ocupada preparando tu linda fiesta de aniversário.

 

-           Gigika pensaba: “Yo quiero estar contigo, mamá...

-           yo no quiero la fiesta”

-           ...y que es fiesta?

-           Pero no había respuesta a sus pensamientos.

 

El día esperado llego… muchos adultos, mamás y nanas, pocos niños y la mayoría llorando porque no querían ropas apretadas, cintas, zapatos nuevos apretados....

 

Niña pequeñita ni sabe  que es fiesta de aniversario y aún  tiene que usar esas cosas, pensaba Gigika...

 

Solo se oía... saca...mami... saca... mami ... saca zapato...mami...

 

-           Sacar los zapatos solo después de cantar Feliz cumpleaños... solo después de sacar las fotografías...

 

-           Ve a jugar con la nana, hijita, ve... 

 

Se reunieron las nanas y los niños en un canto del gran salón,  inventaron un juego inédito:

 

Vamos a cantar la música “Golpeo con Palo al Gato”

 

Por algunos minutos, el pobre gato gritó el miau muchas veces de tanto ser golpeado por los niños…

 

Por un momento Gigika se asusto con los chillidos que el gato daba, pero luego pasó el susto y ella volvió a pedir...

 

saca...mami...  saca...mami insistía Gigika...

y no hizo otra cosa...allá estaba Gigika sin zapatos.

 

Fin de la Fiesta!

 

Que descanso para la pequeña Gigika. 

 

Hora de dormir...

la nana coloca a la  pequeñita en la cuna y comienza a cantar; DUERME NENE, QUE EL CUCO VIENE...

Gigika abre los ojitos.... “Si el Cuco viene  para agarrarme... 

no voy a dormir no...”

 

Recuerda los chillidos del gato...    y ahora el cuco...

 

Buááááááa.....

Buááááááaá’.....

 

Comienza a llorar... aquella noche fue una noche difícil.

 

Viene la mamá, cansada, cansada,

le cambia el pañal, le da la  mamadera...    y nada...

 

Fue la agitación de la fiesta, comentó la mamá!

 

 

Gigika asociaba el cansancio de la fiesta...

los gritos del gato...

y el cuco que viene a llevarla...

          y ....

buáááá...        buááá’.

 

Paso el tiempo....

 

Gigika creció, fue a la  escuelita que era mantenida por la Institución Espírita y allá, una de las tías que enseñaba moral cristiana, cantaba con los niños...

 

Cuando Gigika oyó la música...  sintió un pánico.... 

 

y ella comenzó a llorar... pero la tía bondadosa, le acarició los cabellitos y colocó a  Gigika en sus rodillas, sentadas ambas en el suelo y cantó:

 

  “Dale el pan  para el gato-to, y el gato-to comió... comió..., doña Chica-cá, se admiró que el gato, agradecido, su mano lambió!”

 

Y el Cuco...  pensó Gigika:

 

Paro de llorar pidió para que la tía cantara la del Cuco y la tía bondadosa canto:

 

“Duerme nene,

que el Cuco amigo ya viene, trayendo sus lindos sueños, de amor y de paz también!...”

 

Después de ese día, nunca más Gigika tuvo problemas para dormir, pues ella cantaba la música que la bondadosa tía de la Escuelita había enseñado a todos los niños.

 

 

“Consejito a los papás y mamás: - separen un tiempito en la agenda de sus vidas, para leer las historias que serán pasadas a sus  hijos en tierna edad.

 

Historias y músicas

mal escogidas en la infancia pueden ser la causa de tantos problemas psicológicos de personalidad,

cuando adultos”.

  

 

Fin

 Tradujó  María Renee  San Martín Gómez, de Bolivia

Revisión Graciela Dieguez, de Argentina

 

©   Elsa Rossi    www.elsarossi.com      elsarossi@yahoo.co.uk

derechos de autor

 

Girimum y los niños

Girimum y los niños

 

  

 

Aquel era un lindo atardecer de otoño!

 

“...El otoño es bonito en cualquier hemisferio, sea en el Norte o en el Sur de nuestro bendito planeta Tierra”, pensaba Girimum, sentado en el banco de la plaza, adelantado que estaba, en el encuentro del estudio Moral Cristiano que hacía, con los niños del barrio hacía ya muchos años.

 

Algunos ya se fueron a la Universidad, pero tuvieron las primeras clases de Moral Cristiana sentados alrededor de Girimum, en el mismo banco de madera de la plaza, que ya fue pintado con tinta al óleo decenas de veces, para poder tener mayor duración bajo las intemperies.

 

Girimum estaba recordando que esa bendita tarea empezó casi de la nada… en una bella tarde de otoño, en el día de su aniversario hacía muchos, muchos años atrás.

 

Y desde entonces, iba todos los sábados por la tarde allí a la plaza, en el mismo sitio. Se sentaba en el banco, entre muchas flores, de las cuales los hibiscos sobresalían. Estos estaban siempre floridos y exhalaban un perfume muy agradable. Raros eran los transeúntes que no hacían uno u otro comentario sobre el perfume del hibisco, cuando pasaban por allí.

 

Decían unos…

 

-                        Buenas tardes, Girimum… hy el perfume es fuerte, una maravilla!

 

Decían otros…

-                        Buenas tardes Sr. Girimum… que belleza ese hibisco… ya tan viejo y continúa mejorando cada vez más el perfume.

 

Y así, ahí quedaba pacientemente nuestro querido Girimum, esperando a los niños.

 

Niño que apareciera por allá, quedaba encantado con las historias de moral cristiana que él, con calma, contaba enriqueciendo con colores, detalles y pormenores, todo en su más mínimo detalle.

 

Hablaba de las maravillas del Maestro Jesús, el amigo querido de todas las horas, de todas las estaciones del año, de todas las existencias, de toda la vida.

 

Ciertamente, en aquel otoño florido y colorido, Jesús también estaría allí en las historietas de Girimum, el amigo incomún.

 

Los niños quedaban maravillados con las enseñanzas de este amigo Girimum, que durante muchos y muchos años acompañaba el crecimiento de los críos del barrio.

 

Girimum era muy estimado por toda la vecindad.

 

Padres y profesores depositaban en él la confianza de un abuelo, contando historias a los nietecitos queridos.

 

La directora de la Escuela iba a el a intercambiar ideas sobre educación;

 

El padre de la pequeña Iglesia, se aconsejaba con Girimum cuando surgían los problemas;

 

Incluso el Alcalde iba a intercambiar ideas con Girimum sobre las cuestiones políticas;

 

El querido Girimum siempre tenía una atención para todos y meditaban con la conversación.

 

Cuando daba su consejo, su sugerencia, su parecer, era escuchado por los solicitantes.

 

Siempre le agradecían, por toda la ayuda que prestaba a la pequeña ciudad cañaveral.

 

Por él ya habían pasado muchos niños, hoy ciudadanos. Algunos vivían en otras tierras distantes, pero nunca dejaban de visitar a aquel que les diera las primeras enseñanzas cristianas. Eran muchos los nietos repartidos por el mundo.

 

Los nietos crecían, partían y muchos otros aparecían.

 

Allá estaba Girimum meditando con sus 80’ años de vida!!

 

El viento soplaba sonoro, haciendo coro con el rozar de las hojas de los árboles.

 

De repente se oye una voz que se viene aproximando…

 

… Girimum, Girimum… y allá venía Talles, corriendo.

 

No necesitas correr, Girimum no se va a ir!

 

Se acerca el pequeño Talles, feliz, con la expresión de alegría mayor que el propio rostro… era sólo sonrisa…

 

Y los otros venían acercándose como de costumbre, a la misma hora. Eran las 3 de la tarde del sábado.

 

Junto a Girimum, Talles decía a Sarah, que lo acompañaba:

-                        Vamos Sarah… lee la poesía que tu abuelo escribió en homenaje al aniversario de Girimum…

 

Sarah estaba vergonzosa, pero encorajada por Girimum acabó leyendo el pequeño poema que el abuelo, que era ciego, le había dictado el día anterior.

 

Sarah escribió en una pequeña hoja de cuaderno a rayas. Dibujó unas flores con lápiz de color, lo dobló bien bonito y prometió al abuelo que recitaría el poema a Girimum

 

Era el regalo del abuelo al querido amigo que tanto le ayudó en los momentos difíciles cuando perdió la visión. Nunca había visto el rostro de la nieta Sarah, ni de los nietos mayores.

 

Talles estaba inquieto. Tenía siempre prisa y estaba siempre adelantándose en todo. Hacía una cosa, ya pensando en otra para más adelante! No se aguantaba más y quería que Girimum supiese rápido de lo que se trataba.

 

-                        Vamos Sarah, lee…lee!

 

Girimum, después de oiga a Sarah leer, ¿puede contarnos la historia del nacimiento de Jesús, que usted nos prometió repetir? Pero primero escuche que bonito es el poema que el abuelo de Sarah hizo para usted. Después nosotros vamos…

 

Fue interrumpido por Girimum…

 

-                        Talles, una cosa a la vez, pequeño!

Vamos paso a paso con las ideas.

-                        Primero vamos a escuchar a Sarah!

-                        Lee pequeña Sarah, dijo Girirmum con su voz calmada!

 

Sarah empezó así:

 

En una bella tarde de otoño,

Cuando el sol se ponía en el horizonte,

Entre nubes coloradas,

Allá estaba nuestro querido Girimum

En medio de la chiquillada.

 

Persona simple y culta,

con todo el estudio e inteligencia

no perdía oportunidad,

de enseñar a los niños

que el amor y la paz es una ciencia,

que no se aprende en la Universidad!

 

Por ello, Maestro Jesús!

proteje a nuestro Girimum amigo,

sabemos, Maestro querido,

que él siempre está contigo,

enseñando a todos, su lección,

de amor, de paz, de unión!

 

Atendiendo al pedido de todos, Sarah repitió el poema.

 

Brotaron lágrimas de los ojos de Girimum.

 

Recordó al querido amigo que con él hizo un pacto de difundir el bien entre los niños, para que el mundo llegara a tener paz en todos los corazones. Sabía Girimum que eran gotas en el océano, pero era la contribución para la paz en el mundo, en esta encarnación.

 

Él, Girimum aún estaba allí, junto a sus niños, en una bella tarde de otoño, recibiendo el mejor presente que podía esperar… los abrazos sinceros de sus pupilos el poema que el amigo querido creo en su homenaje, dictando para que la nietecita escribiera con sus pequeñas manos.

 

Más niños se acercaron. Alegría general, sonrisas, felicitaciones, todos queriendo abrazarlo al mismo tiempo.

 

Y Girimum a todos abrazaba.

 

Así era ese amigo querido. Una persona que donde estuviera, la alegría estaba presente.

 

Enseguida, todos se quedaron calmaron y escucharon la historia que a Sarah más le gustaba. Jesús, de niño, yendo a enseñar a los Doctores del Templo.

 

Decía la pequeña, admirada:

 

Que inteligente es Jesús!!!

 

Imagínate, enseñar a los Doctores… y hacía un gesto con los labios, como si estuviese hablando la palabra más importante del día.

 

-                        Mamá dijo que es muy importante ser doctor, decía Sarah con sus 6 añitos.

-                        Entonces, imagínate enseñar a los Doctores del Templo.

 

Por eso la palabra doctor la impresionaba mucho, cuando yo crezca, voy a ser doctor… afirmó seria!

 

Esa Sarah… pensaban los niños mayores… pero sólo lo pensaban, porque si dijeran alguna cosa… ella tenía respuesta en la punta de la lengua.

 

Girimum estaba siempre resaltando el amor, la tolerancia, el perdón y la paz entre los niños.

 

Sin esas virtudes que empiezan desde la infancia, dentro de la casa, no se podría alcanzar el bien general en la Tierra, sembrar la paz general entre las naciones.

 

Y todos los niños a los que Girimum contaba las historias de Jesús, se sentían comprometidos con el Bien!

 

Era eso lo que Girimum pretendía.

 

Que cada niño asimilase el bien, confiase en la caridad, ejercitase la tolerancia desde pequeño, para ser buenos cristianos, buenos ciudadanos del mundo, en el futuro.

 

Cuando los niños hacían preguntas como:

 

“Girimum… ¿por qué hay tantas religiones en la Tierra? Girimum, ¿por qué hay personas que tienen otros Dios? Girimum eso, aquello, etc…”

 

El, mentalmente, lo anotaba todo y en el momento adecuado explicaba y respondía cada pregunta, dando siempre un ejemplo en Jesús.

 

Terminada la bella explicación de la tarde, respondidas todas las preguntas, era hora de retirarse hacia sus hogares.

 

Pero, nuestro pequeño Talles, que anticipadamente ya había hecho todos los planes con los demás niños, en este momento invita al bondadoso Girimum a ir hasta su casa.

 

Girimum acepta y ahí va él, cogido de la mano con Talles y Sarah. Los niños lo acompañan, intercambiando miradas de confidencias, pues sabían lo que le esperaba a Girimum en casa de Talles.

 

Se había preparado una fiesta especial de aniversario donde Girimum era el invitado especial.

 

Padres y profesores, niños, el padre de la iglesia, el pastor, el maquinista, el locutor de la radio local, todos se unieron en este homenaje de los 80 años de Girimum, el amigo incomún.

 

Cuando Girimum iba a entrar por la puerta, escucha en la radio: … Estamos en este momento, homenajeando la persona del señor Girimum, nuestro amigo incomún por sus 80 otoños.

 

Una salva de aplausos, alegrías, abrazos, sonrisas y muchos deseos de salud y felicidades.

 

Todos fueron felices, incluso el Alcalde de la pequeña ciudad compareció.

 

Si no fuese sábado, con certeza que a partir de las 3 de la tarde, el alcalde habría decretado fiesta en el pequeño Villazgo.

 

En la sala grande, Girimum sigue con los ojos y observa una decena de pequeños bebés, aún con sus 1, 2 añitos y que él mentalmente ya los esperaba en el banco de la plaza, donde el alcalde cariñosamente colocó una placa.

 

“BANCO REPLETO DE MEMORIAS,

DEL AMOR EN FORMA DE HISTORIAS”

 

Homenaje a los 80 años de Girimum,

El amigo incomún!

 

 

“La fiesta era general en los dos planos de la vida”.

 

Recibía Girimum el cariño de los niños de la Tierra y los efluvios de las luces de paz de los abrazos  de los amigos del Plano Espiritual.

 

Fin

 

 

Autora - Elsa Rossi - www.elsarossi.com       elsarossi@yahoo.co.uk

Traduccion - Johnny M. Moix - Reus - España

derechos de autor

 

Roc-Roc no me Toques

ROC-ROC NO ME TOQUES

Nuestra historia comienza un lindo día de sol, en medio del campo verdecito que estaba ubicado en medio del bosque!

 

Estaba a punto de ocurrir un hecho inédito....


...era la primera vez que el ratoncito  ROC- ROC NO ME TOQUES dijo que iría a la fiesta de los Pequeños Ponis, Calibu y de Licabu.

  

Esa fiesta era organizada por los amiguitos Conejo Billy, Brujita Rina, Juanita Mika y el Pandita Michu...

 

Los lindos ponis eran de color miel.       

 

Calibu, tenía un problemita en la pierna derecha y no podía correr.

 

Licabu era ciego y dependía de la ayuda de Calibu para encontrar alimento. Entonces los dos eran inseparables y uno estaba siempre ayudando al otro. 

 

Desde que los ponis quedaron huérfanos, nuestros 4 amiguitos Billy, Rina, Mika y Michu hacían la fiestita de aniversarios de ellos.  

 

Traían de regalo, alfalfa fresquita, el agua cristalina del riachuelo y muchas zanahorias.

A los dos les gustaban mucho las zanahorias y relinchaban felices al recibir estos regalos de los cuatro amiguitos.

 

Mas aquél día sería una fiesta de aniversario diferente.

 

El solitario Roc-Roc No Me Toques, apareció.

Era un comentario general en el bosque.

 

Como?   Roc-Roc No me Toques  ¿vino a la fiesta?

 

Pero él no deja a nadie aproximarse, está siempre mal humorado y royendo todo lo que encuentra en el camino.... 

 

Pero él entró a la fiesta..., y estaba diferente.

 

Su mirar mas bondadoso y parecía que estaba lleno de preguntas....

 

Había recibido en sueños la presencia de su mamita a quien no había conocido, porque desencarno cuando, Roc-Roc nació. 

 

Su mamita en sueños le dijo “Roc-Roc  tienes que ir a la fiesta y conversar con Licabu y Calibu”.

 

Porque así vería que el sufrimiento que Roc-Roc decía tener,  otros animalitos también lo tenían, esos y muchos otros problemas.

 

Así lo hizo.

 

Cuando conoció a los dos ponis y vio las dificultades de ellos, Roc-Roc dejó tocar en su corazón y se transformó, uniéndose a ellos con una gran amistad y comprensión.

 

Así pasaron muchas primaveras, veranos y dorados otoños...

 

En una mañana de invierno, vieron que el agua del  pequeño lago se había congelado durante la noche.

Los animales tenían que ir hasta el riachuelo de las Aguas Claras para saciar la sed. 

 

Los 5 amiguitos, Roc-Roc, Billy, Rina, Mika y Michu eran ágiles, y rápidamente fueron delante de Calibu y Licabu, preparando el camino en la nieve, facilitando el llegar a los dos cerca  del riachuelo.

 

Ustedes sabían que Calibu y Licabu andaban más lentos, con dificultades debido a los problemitas que ellos tenían desde que nacieron.

 

Ellos nunca reclamaban de sus problemas. Eran inseparables esos amiguitos.

 

Como se ayudaban y como eran felices, a pesar de sus problemas, al igual de todos nosotros que tenemos nuestros problemas.

 

Mika, Rina, Billy, Michu y Roc-Roc llegaron primero al  riachuelo.

 

Así ellos ayudaban a los dos ponis, abriendo espacio en la nieve, favoreciendo el camino para que ellos puedan  beber el agua con tranquilidad.

 

Con el cúmulo de nieve, el suelo estaba resbaladizo y en un cierto momento, tchbummmmm.... ahí que Roc-Roc se resbala y cae en el riachuelo.

 

Rápidamente el Pandita Michu toma una ramita larga con hojas fresquitas que  había recogido para su almuerzo, y que aun estaba llena de nieve y ayudó a salvar a Roc-Roc. 

 

Roc Roc había sido tocado en su corazón y agradeció inmensamente la ayuda del pandita Michu!

 

Todos aplaudieron.

 

VIVA!  VIVA!  VIVA! 

 

Hubo comentarios entre ellos de la importancia de estar atentos y ayudar a quien esté en necesidad y que esté próximo a nosotros.

 

La lección del Amigo Jesús dice que debemos “ayudar a nuestro prójimo”... de la mejor forma que pudiéramos hacer...

 

Observa al Pandita... para salvar a Roc-Roc (que ahora ya no era mas NO ME TOQUES), él tomó el mejor pedacito de alimento del día aunque lo perdiera, pero después quedó tan feliz por tener al amiguito de vuelta entre ellos.

 

Roc-Roc estaba feliz.

 

Ah! Si no fuese por el Pandita, la corriente y la nieve hubieran llevado a Roc-Roc muy  lejos de ellos.

 

Pero “ que hermoso ser amigo … el poder tener amigos maravillosos”, dice el Licabu.

 

Ustedes son nuestros mejores regalos de aniversario que hemos recibido en todos los años de nuestras vidas, dijo el poni Calibu.

 

Sin ustedes, ¿cómo haríamos para alimentarnos en el inverno?,Ya estamos quedando viejos y cansados. Y un día nuestro cuerpo morirá.

 

Cuando nuestro espíritu vuelva  nuevamente a este mundo, estaremos siempre contando con la presencia de ustedes, queridos Mika, Rina, Billy, Michu y Roc-Roc.

 

¡Ustedes serán siempre  nuestra alegría!

 

Así, continuaron sus vidas en el  bosque, agradecidos a Dios por la amistad de hermanos que ellos mantenían entre si!

fin

Derechos de autor

www.elsarossi.com

elsarossi@yahoo.co.uk

 Tradujó  María Renee  San Martín Gómez, de Bolivia

Revisión Graciela Dieguez, de Argentina:  -  2004

autor: Elsa Rossi

La Casa Del Pomar

La Casa Del Pomar

 

Érase una vez, en una pequeña ciudad a orillas del mar.  Allá en lo alto de la colina, un poco apartada se avistaba una casa que quedaba en medio de altos árboles, pero donde se podían divisar dos torres.

 

Vista así de lejos, parecía una iglesia, o dependiendo del ángulo de donde era avistada, parecía un castillo.

 

Los árboles que la circundaban eran tan altas y mal daba para verse las enormes ventanas.

 

Las paredes de piedra estaban cubiertas por hiedras que es una plantita que siempre sube muy verde, en dirección a los cielos. Por eso la hiedra se desarrolló muy bonita agarrándose a las paredes de la vieja casa. Algunas ventanas estaban siempre cerradas.

 

Decían los habitantes de la región, que ella había sido hace cincuenta años atrás, una casa muy alegre donde habían sido realizadas muchas fiestas y los visitantes iban y venían por sus bellos jardines.

 

Pero aconteció una tragedia hace muchos años  y desde entonces, el único habitante de la casa ya no  abrió más las puertas a los visitantes.

Que tristeza ver los árboles sin trato. Las plantas y flores se perdían en el matorral que se adueñaba de lo que había sido en el pasado, un bello jardín.

 

Al fondo del huerto, había muchos manzanos, que insistían en producir sus bellos frutos. Incluso los manzanos parecían envejecidos y cansados!

 

Nadie se aprovechaba de sus frutos.

 

Los pajaritos tenían allí un gran manantial de alimentos. Los tallos de los viejos árboles estaban cubiertos por musgos e insectos. Las raposas iban a saborear las manzanas que caían al suelo. Incluso así, muchas manzanas se podrían i formaban adobe renovando el suelo.

 

Nadie osaba aproximarse a la Casa del Matorral, como pasó a ser conocida durante varias generaciones. Decían que allá vivía un viejo muy malo, que no quería que nadie se acercase.

 

Con el pasar del tiempo, la verdadera historia cayó en el olvido y nunca más las personas intentaban saber quien vivía allí o lo que hacía.

 

Así se pasaron muchos años. 

 

Alrededor de la casa, la ciudad avanzaba, con nuevas construcciones, calles y plazas.

 

Muchos niños iban y venían de la escuela, pasando por delante del gran portón envejecido, el cual estaba siempre cerrado. Pero nadie prestaba atención a la vieja casa, ni los niños se interesaban por ella.

 

Aquel era un bello día de sol.

 

Una nueva familia se instaló en el número 53 que tocaba con la Casa del Matorral, cuyo número era el  55.

 

Era una bella, feliz y saludable familia formada por 5 personas.

 

Ah! No podemos olvidar la sonriente perrita Lily. Lily era considerada como un miembro de la familia del sr. Jacques: la sra. Mary y los hijos Charles, Claudia y Mirelle. El sr. Jacques fue trasladado de su trabajo en Bélgica, yendo a residir con la familia justamente en aquel barrio tan prometedor, en los alrededores de la pequeña ciudad.

 

Así, el sr. Jacques y su familia que nada sabía de los antiguos acontecimientos en su vecindad, salieron todos a dar un paseo para conocer los alrededores, donde se encontraban la escuela, el centro del barrio y otros lugares de interés de la familia.

 

La perrita Lily tenía el pelo blanco y negro. Estaba siempre de buen humor, y era la alegría de la familia. Distraía a todos, haciendo piruetas corriendo delante de los niños.

 

Los tres niños, Charles, Mirelle y Claudia habían recibido a la pequeñina Lily, cuando ella aún estaba siendo amamantada. La madrecita fue atropellada. No resistiendo las heridas, muriendo.

 

Lily fue criada con todo celo y cariño. y en reconocimiento a los niños tan dedicados, ella era obediente y muy limpia. Se bañaba sin huir, colaborando con la manutención de la limpieza de todos los ambientes. Esto hacía a la sra. Mary muy feliz.

 

Y eso que doña Mary era muy exigente con el orden de los objetos y la limpieza en casa.

 

Bien, entonces, días después de instalarse, la familia decidió dar un paseo a pie. 

 

Mirelle y Claudia eran gemelas. Eran hijas muy queridas y obedientes. Tenían 10 años. Charles contaba con 12 años y era muy despierto. Estaba siempre delante, corriendo saltante junto a Lily.

 

Los tres niños se adelantaron mucho, y miraron por la rendija del gran portón viejo, carcomido por las intemperies. El portón estaba lleno de plantas que nacían en sus rendijas. Vieron que estaba levemente entreabierto.  ¿Quién vivirá aquí?  Pensó Charles.

 

En sintonía, Claudia y Mirelle tuvieron el mismo pensamiento. Parece que Lily oyó los pensamientos de los niños e hizo un esfuerzo para empujar a Charles hacia dentro del jardín, como invitándolo a seguirla.

 

La curiosidad hizo que los niños empujasen más el portón.  Este se abrió rápidamente, permitiendo a los niños a entrar en aquel jardín.  

 

Abriéndose el portón, Lily, más que rápida corrió hacia dentro y Charles la siguió atrás gritando...

 

“Lily!... Lily!... vuelve... ven aquí!... Lily... Lily...”iba él llamando a su querida perrita. Pero ella no escuchaba, estaba tan feliz de haber encontrado un bello jardín por donde correr suelta.

 

Aquel jardín ya fue palco de muchas recepciones, muchas fiestas, muchas luces, muchas alegrías. Pero ahora, ya hacía mucho tiempo que no recibía las peripecias infantiles de los pequeños que antiguamente rodaban por su césped, o hacían dibujos con las bellas flores...

 

¡Oh! ¡Que tristeza! Todo abandonado.

 

Nada de flores cultivadas, sólo plantas con espinos. Todo había quedado en el pasado.

 

Tiernas hierbas dañinas y flores silvestres luchaban por sobrevivir unas sobre las otras, para alcanzar la luz del sol que les daba energía vital. Algunas tenían espinos como forma de defensa contra animales e insectos.

 

Pero he ahí que Lily corriendo suelta y feliz, subió las escaleras llenas de escombros acabando en una baranda. Eran pedazos de maderas envejecidas que cayeron del techo, mezclándose con las plantas que nacieron con la humedad que se formó con el tempo y se extendieron por las escaleras. Lily fue hasta el final del corredor de la baranda, hasta la puerta del fondo de la Casa del Matorral.  Charles, que la siguió de cerca, de repente desvió su mirar hacia el pomar. ”¡Que pomar más atractivo, que  bellos árboles! “Cuántas manzanas!”

 

Quedó encantado cuando vio los manzanos cargaditos de manzanas, lindas y una cantidad inmensa de manzanas en el suelo. 

 

Cogió una de ellas y regresó para llamar a las hermanas, para que viniesen a ver el pomar! 

 

Ellos que siempre vivieren en la gran ciudad, en un pequeño apartamento, no tenían noción de que pudiese  existir  una Casa en medio del Matorral cercada por árboles que producían manzanas, los manzanos.

Y las manzanas en las ramas de los viejos manzanos encantaron los ojos de Charles, eran de verdad, bien diferentes de las manzanas de cera que adornaban la frutera de la mesa del comedor de su casa. Y tenían un dulce perfume y eran bonitas... muy bonitas!

 

Charles restregó una de ellas en su camisa y vio que el brillo de la piel de la manzana casi reflejaba su imagen como en un espejo. 

-         Pensó Charles: - “Vaya! Que maravilla! Y yo que pensé que eso sólo existía en las historietas que mi madre contaba cuando yo era pequeñito...”

 

-         Charles, corriendo en dirección a los padres, comenzó a llamar a las hermanas: Claudiaaaaa! Mirelleeeee! Venid a ver que lindas manzanas...!

 

En esto, nuestra pequeña Lily empieza a ladrar sin parar, nerviosa, parada frente la puerta del fondo de la casa. 

 

No se podía verla, pero se oían muy bien sus ladridos.

 

Por más que Mirelle la llamase, ella no obedecía. Charles la llamaba también, y ella no atendía. Ellos se extrañaron del comportamiento de Lily. Con cuidado, apartando las podridas maderas consiguieron llegar hasta donde Lily se encontraba.

 

“Voy a darle unas buenos cachetes, pensaba Charles!”

Ella nunca desobedeció antes, ¿qué será lo que le ocurría?

 

Pero de repente, se pararon y escucharon una voz ronca, que parecía venir de muy lejos!

 

-                                 “Socooooooorro... Ayúuuuuuuudenme...

-                                 Socooooooorro... Ayúuuuuuuudenme...

-                                 Ayúuuuuuuudenme... Socooooooorro...”

 

Apuraron un poco más los oídos y percibieron que la llamada venía de dentro de la casa.

 

Rápidamente, sin responder, Charles salió corriendo, fue hasta el portón y llamó a sus padres, diciéndoles que viniesen rápido! Alguien, pedía socorro dentro de aquella vieja casa.

 

El Sr. Jacques entró rápidamente en el jardín, fue hasta la puerta del fondo y también oyó la llamada de ayuda!. Todos escuchaban una voz que sin parar gritaba  ya casi sin fuerzas: - “Socorro!... Ayúdenme!...”

 

El sr. Jacques puso las manos en la maneta de la puerta y ella se abrió rápidamente.

 

Al entrar en la cocina... que tristeza! Encontraron a un anciano de cabellos y largas barbas blancas caído en el suelo. Se percibió en el momento que se había resbalado de la banqueta de madera, cuando intentaba arreglar un cuadro con fotografías que hacía años que estaba en lo alto de la pared.

 

Sin hacerse más preguntas, pero visando socorrer al sr. John (el viejecito de barbas y cabellos blancos). El sr. Jacques no perdió tempo. Inmediatamente llamó a la ambulancia e el sr. John, fue llevado al Hospital de la pequeña ciudad.

 

Todos abrazaron a Lily. Los perros tienen el oído mejor que el del ser humano.

 

Lily presintiendo lo que había ocurrido dentro de la casa y ladrando incansablemente, consiguió llamar la atención de todos.

 

En vez de cachetes, la pequeña perrita Lily recibió muchos elogios y cariños por su valiente actuación.

 

Con ello, el sr. John fue atendido a tiempo. Si no hubiera sido por la actuación de Lily, podría haber muerto allí, sólo. Y con certeza, nadie le habría echado en falta, ya que el mismo no quería la aproximación de nadie.

 

Pasaron dos semanas de lindos días de sol, en plena primavera.

 

Cierta mañana, cuando los niños se iban hacia la escuela, acompañados por el Sr. Charles, la sra. Mary se vio un pequeño sobre  amarillento, en el suelo, al lado de la puerta de la sala, el cual de inmediato le llamó la atención. Sintió un fuerte aroma a roble que salía del sobre amarillento, antiguo, dando muestras de haber sido guardado en un cajón durante muchos años. Todos, callados, permanecieron a su lado.

 

En la esquina izquierda del sobre, encima del destinatario, había un símbolo de un emblema muy rico en detalles, cuyos colores estaban difuminados por los años. Mary abrió el sobre muy despacio.

 

El papel estaba también amarillento pero era muy bonito y de la misma calidad que el sobre. Llamaron la atención de doña Mary, las letras que estaban maravillosamente escritas y con mucha laboriosidad. La emoción le inundó el alma y ella sintió un cariño especial en aquella carta, que fue entregada muy temprano, y no era del correo normal. Todos en pie, quietos junto a doña Mary, sin mencionar una sola palabra, presintieron quien era el remitente.

 

Doña Mary, muy emocionada leyó en voz alta, para que todos lo escucharan:

 

“Mis queridos amigos:

Jacques, Mary, Charles, Mirelle, Claudia y pequeña Lily!

Me gustaría convidarlos a  venir a mi casa este sábado por la tarde.

Quiero demostrarles mi gratitud por haberme socorrido.

Si no fuese por ustedes, podría haber muerto!  

John

 

Que expectación!

 

Parecía que el convite fuera dirigido a Lily, pues ella también estaba tan excitada, corría de un lado a otro, ladraba más de lo normal.

 

Después de oír la lectura de la carta, besaron a su mamá, y acompañaron al sr. Charles, camino de la escuela. Estaban ansiosos para regresar a casa al final del día, para poder hablar sobre la invitación, sobre la carta del emblema.

 

Charles, Mirelle y Claudia, mal podían esperar que llegase el  sábado.

 

Ellos querían mucho ver al sr. Jonh recuperado.

 Pero, más interesados estaban en ver el jardín de la Casa del Matorral, explorar los bellos árboles, coger los higos y las manzanas.

 

Era posible que allí vivieran zorros. Entonces tendrían la oportunidad de ver un zorro de verdad y sólo del libro de Saint Exupèry. ¡Que maravilla!

 

Este sería un sábado diferente en sus vidas.

 

Llegó el día esperado! 

 

Los niños se levantaron por la mañana, hicieron sus camas, después se bañaron y se apresuraron para desayunar. Como era sábado, no era preciso que se levantasen tan temprano, pues no tenían que ir a la escuela. Pero, ni pensarlo. Era muy importante que estuviesen levantados, y sólo hacían planes para la visita a la Casa del Matorral, pero, después del almuerzo.

 

Los vecinos de la calle se enteraron de lo ocurrido.

 

Case no daban crédito cuando supieron que la familia belga, recién llegada ya había recibido el convite para entrar en aquella casa misteriosa.

 

Decenas de años y nadie osaba poner los pies en aquel dominio particular.

 

Bien, los vecinos fueron felices!

 

 Alguna cosa había cambiado. Parece que incluso los aires de alrededor de la Casa del Matorral eran diferentes. Si, incluso el aire estaba perfumado! La belleza del bello día de sábado, con un sol brillante colaboraba con este acontecimiento.

 

Hasta que llegó la hora de irse.

 

Jacques, Mary, Mirelle, Charles y Claudia, (sin olvidar a Lily) se fueron a la calle y anduvieron 50 metros. Se pararon frente al gran portón. Se miraron de reojo! Sin decirse nada, todos se comunicaron perfectamente. Se dieron las manos en un silencioso compromiso de fortalecimiento en el bien y traspasaron el gran portón. 

 

Iban contorneando la casa, dirigiéndose al fondo, cuando una voz los llama:

 

-         Amigos, ¡por aquí!

 

Ellos se dan la vuelta y ven al sr. John. ¡Buenas tardes amigos! Por aquí, por aquí... mostrando el otro lado de la entrada, donde parecía que había una escalera de mármol rosa.

 

Apartando con dificultades los arbustos que escondían los peldaños, consiguieron pasar bajo ramas y más ramas y alcanzaron lo alto de la escalera.

 

Era un balcón muy bonito, de donde se avistaba todo el inmenso jardín. La gran puerta de hojas dobles de madera entallada estaba abierta, por primera vez en cincuenta años.

 

Se adentraron al recinto.

 

Los niños que son las manos de Jesús en la Tierra, siendo más abiertos, abrazaron al sr. Jonh. Cogido de sorpresa, no dijo nada, quedó mudo. De sus bellos ojos azules, con la cara iluminada de alegría, cayeron dos lágrimas, que recorriendo las arrugas de su rostro, finalizaron la caminada en la blanquecina barba.

 

Dijo el sr. John:

 

-                     Perdónenme la emoción.

 

Hace cincuenta años que recibí por última vez, el  dulce abrazo de mis tres hijos. Tenían su edad. Les besó la frente y los abrazó a los tres al mismo tiempo.

 

El silencio se rompió por la agitación de los niños, descubriendo en la gran sala, objetos que nunca habían visto antes. Había trofeos de caza en las paredes y ellos se apenaron de ver cabezas de ciervos y otros animales emparedados. La sala parecía un Museo como ellos habían visitado en su ciudad.

 

La sra. Mary percibió que la casa fue limpiada con prisas. Fue sacado el polvo de las sillas y de la gran mesa, donde estaban expuestos dulces de manzana, biscochos y un bol con te calentito, esperando a los visitantes.

Era la forma del sr. John de agradecer el auxílio que le prestaron esos nuevos vecinos, mejor dicho, amigos!

 

Cuando el sr. John dirigió la mirada hacia la pequeña Lily, se agachó con dificultad, la cogió en brazos y la abrazó con mucho cariño, alisando su pelo y diciéndole:

  - Gracias pequeña Lily!”  “Gracias por haber oído mi pedido de socorro. Si no fuera por ti, por vosotros, dirigiéndose a todos, ¿qué habría sido de mí? ¿Cómo estaría ahora? ¿Dónde estaría yo ahora? Podría también haber muerto como ocurrió con mis amores que ya se fueron hace cincuenta años.”

Iba a continuar, pero fue interrumpido por el pedido de los niños.

 

-  Sr. John, ¿podremos venir a visitar los manzanos y jugar en su pomar?

 

Será una alegría verlos jugando bajo los árboles, mis pequeños, respondió el sr. John.

 

Los padres también estuvieron de acuerdo.

 

Los tres niños salieron corriendo y felices, siempre seguidos por la prestigiosa amiguita Lily.

 

El sr. John, relata a los nuevos amigos lo que le causó el accidente en la cocina.

 

De vez en cuando, cogía el cuadro donde tenía las fotos de la esposa y de los 3 hijos y  llevaba el cuadro junto al corazón. Lloraba durante horas y horas, inconforme  por la abrupta partida de ellos.

 

El sr. John no creía que el espíritu es eterno, que no hay muerte. No creía que la vida está compuesta de muchas existencias y que en cada existencia el espíritu progresa.

 

Pero estaba hablando sobre las fotos del cuadro y decía:

 

-         Son las fotos de mi esposa y los tres hijos pequeñitos, que murieron cuando el carromato en que regresaban a casa, cayó en el río, en un día de tempestad.

 

-         Venían de la escuela que estaba a 4 millas de aquí. El paisaje era bien diferente. No existían casas próximas.

 

El caballo se asustó y el carruaje se sumergió en el río. No había nadie para socorrerlos. El cochero y la gobernanta...todos perecieron.

 

Desde entonces, dijo el sr. John no tuve más alegrías, decidí vivir sólo, enclaustrado y solitario en esta casa.

 

Después, lentamente todos fueron dejándome y la edad fue llegando y aquí permanecí, solamente esperando la hora de mi muerte.

 

En este momento, el sr. Jacques, que era un hombre espiritualizado y muy religioso, cultivaba la caridad en su corazón, buscando inspiración espiritual,  aprovechó el vacío y en pocas palabras, explicó al sr. John las maravillas de la continuidad de la vida, de que nadie muere. Habló al sr. John sobre la inmensa obra de los Espíritus, codificada por Allan Kardec.

 

El sr. John se interesó y entonces acordaron iniciar la lectura para que el sr. John pudiese obtener esclarecimientos sobre la continuidad de la vida. Eran tantas preguntas que el sr. John hacía a Jacques que éste decidió ir hasta su casa y le llevó un presente maravilloso al sr. John, “El Libro de los Espíritus.”

 

Entregando el libro al sr. John, le dijo: - “Querido amigo, todo en nuestra vida tiene una razón de ser. La casualidad no existe. No hay víctimas o castigo. No hay cielo o infierno  como espacios físicos. En este libro encontrará todas las respuestas a sus interrogantes.

 

Continuando, Jacques habló: - Así, querido John, cuando desee, podremos estudiar juntos y entonces elevaremos oraciones de agradecimiento a Dios, al Maestro Jesús por ponernos unos en el camino de los otros. Juntos en oración, caminaremos en la misma dirección, que es la evolución espiritual de cada uno.”

 

El sr. John derramaba lágrimas de gratitud. Años y años y nunca hubo recibido visitantes tan caritativos. Nunca antes había visto un libro como ese. Aquellas eran personas modestas que venían a traerle el consuelo a sus sufrimientos de muchos años.

 

Pensaba el:

-         Con certeza que la acaso no existe. Y yo soy la prueba viva de ello. Estoy aquí, saludable nuevamente gracias a vosotros, amigos de mi corazón.

 

En un momento dado, entraron los niños felices, con la Lily siempre sonriente.

 

La pequeña cachorrilla da un salto y se coloca en el regazo del sr. John.

 

¡Los niños hacen lo mismo!

 

Y todos sonríen felices.

 

Era una feliz familia reunida.

 

Desde el plano espiritual, cuatro espíritus iluminados sonríen también.

 

Eran la esposa y los hijos del sr. John que siempre estuvieron al lado suyo, ayudándolo desde el Plano Espiritual. 

 

Si, estaban felices, pues la familia del Sr. Jacques los oía por intuición.

 

Con todos esos acontecimientos, volvió  la alegría en el corazón del sr. John.

 

La Casa del Matorral no se llamaría más así, sino que pasaría a llamarse la Casa del Pomar.

 

Desde aquel día en adelante, el sr. John pasó a convidar a todos los vecinos y todos los que deseasen coger manzanas, higos y que vinieran a hacer picnic en su jardín, en su huerto.

 

Los vecinos adoraron ese cambio.

 

Y cada uno que iba allí a coger manzanas, ayudaba a cortar a grama, los viejos gajos de los árboles, plantaban y recogían y la comunidad, toda la Vila quedó muy feliz.

 

El sr. John fue querido por todas los niños y adultos.

 

El no vencía en atender a los convites de sus vecinos para ir a tomar te con ellos.

 

Siempre debemos tener en mente que todo lo que nos aconteciese, tiene una razón de ser.  Debemos tener siempre el corazón agradecido a Dios, porque algún buen aprendizaje sacaremos de todas las situaciones fáciles y difíciles de nuestras existencias.

 

Fin

 

 

Agradecimientos

  A los benefactores espirituales que son nuestros angeles guardianes que nos inspiran, a mis nietos que son luces de mi alma, a los amigos que me incentivan, al hermano Johnny Moix de España por la traduccion al español y a Marie Vaudrand, muy querida amiga, que inspiro a los nombres de los persojes de este cuento en portugues, haciendo la traduccion al frances.

 

Fundacion Biblioteca Nacional  del  Rio de Janeiro  -  Brasil

 Derechos de Autor – ©

www.elsarossi.com

elsarossi@yahoo.co.uk

 

® Autora del cuento y debujos  – Elsa Rossi

 

elsarossi@yahoo.co.uk

 www.elsarossi.com

 2004©

 

 

La Lombris Dormilona

La Lombris Dormilona

 

Uah!!!

 

Estaba siempre bostezando la pequeña lombricita, casi hasta dormirse!!!

 

Uah!!

 Quien estaba cerca de ella;

bostezaba sin querer...

Uah!!

Llegaba a molestar!

A quien con ella fuese a pasear!

 

  No tenía ánimo para nada,

esa lombricita haragana.

 

Lo que ella mas quería,

era ir por su camino,

fuese de noche...

 fuese de día... 

 

Cuando otra lombricita la invitaba a trabajar

abriendo nuevos hoyos en la tierra floja, 

ella siempre respondía...

 

UAHHHHH!!!!

No puedo, tengo mucho sueño!!!

 

Y así, nada...nada ella hacía!

 

Que haragana,

Decían las otras lombricitas trabajadoras y habilidosas.

  

-       Esa dormilona cuando va ha crecer...

-       Ai!ai!ai...

-       no va a tener que comer!

 

Si ella no quiere hurgar la tierra floja,

Y cuanto menos trabajo tuviere,

mas haragana ella va ser,

porque esta siempre  durmiendo.

 

UAHHHHH!!!!

En un bello día de días,

Nubes fuertes y pesadas,

Resolvieron jugar como lluvia,

Y se convirtió en un inmenso aguacero!

Las lombricitas trabajadoras,

Que estaban siempre en acción,

 

Habían construído un abrigo,

Una buena protección.

 

Inundada la tierra floja,

Gritos era lo que se oía,

 

La lluvia despertó a la lombricita,

 Que socorro a todos pedia!

 

SOCORRO!!!!

Socorrieron a la dormilona,

Eso fue para ella una buena lección,

Aprendió la lombricita,

Que nada se obtiene sin acción,

El trabajo en equipo,

forma una bella unión,

 

Las trabajadoras lombricitas,

Ayudarón a la compañera,

que desde ese día en adelante,

en el trabajo...era la primera!

 

fin fin 

 

 Vamos a colorear la lombricita para que ella siempre se acuerde que hay que trabajar y colaborar con sus amigas?

 

www.elsarossi.com

elsarossi@yahoo.co.uk

©

derechos de autor

traducion Renee